El análisis de las noticias bajo la lupa de los Viejos Valores. El “Japo”, el “Tito”, el “Tornado”, el “Bolita” y la vuelta del Villa.

1dbbe6f2bd3774bEl Hermano del Japo

Es por todos conocido el incidente en que se vio involucrado el jugador “Japo” Rodríguez, y la bochornosa forma en la que intentó eludir la responsabilidad culpando a su hermano. Pero ahí es cuando descubrimos que sigue dando criollos el tiempo, ya que el famoso “hermanodeljapo” no salió a los programas de Carballo, Buysan o Julio Ríos a polemizar con su hermano.

Se bancó el agravio como un hombre, como los Viejos Valores indican, y arregló el tema a solas en el almuerzo familiar del domingo. Dicen los vecinos de la familia Rodríguez que los sollozos del más famoso de los hermanos se escuchaban en toda la cuadra. Nada de sacar los trapitos al sol, como buen obdulista el hermano del “Japo” arregló las cosas puertas adentro.

Nuevo cuerpo técnico de Peñarol

Diego Alonso dejo de ser aquel vehemente muchacho que se tomó a golpes de puño con la policía española en la celebración del ascenso del Atlético de Madrid, para pasar a ser uno de los tantos metrosexuales imitadores de Guardiola. El club aurinegro da un paso adelante en cuanto a los Viejos Valores, con el cuerpo técnico conformado por “Tito” Goncalvez (h) y Nicolás Ezequiel Rotundo.

El Morro y su “cola de mina”

Negros eran los de antes. No sabemos que pudo haber pasado con el Morro, un valor que venía haciendo méritos para ser considerado de los nuestros. Primero tuvo un indicio con aquel corte de pelo extraño, pero luego retrocedió diez casilleros al decir “mis amigos me dicen que tengo cola de mina”.

Tratamos de hacer el ejercicio de imaginarnos a José Leandro Andrade, a Obdulio, a Víctor Hugo Diogo, o al Chengue diciendo esto, pero nos fue imposible. Aún más, fue piropeado por el entrenador (para peor argentino) que dijo “me dijeron que los morochos en Uruguay son culones. Es un negrito lindo”. El Morro termina bailando con Kanela en las próximas llamadas, no se asombren cuando lo vean.

Volvió “el Villa”

Comenzó la “C” y el Parque Ancap se vistió de gala para el retorno de Villa Española al fútbol luego de cinco años. ¿Puede haber un equipo más representativo de los Viejos Valores que uno cuyo estadio se llama Obdulio Jacinto Varela y su hincha más famoso es Washington “Canario” Luna?

Fecha Eliminatorias

La lesión de Aguirregaray era una oportunidad de dotar al plantel de un poco de hombría, citando a valores de la talla de Carlitos Diogo, Macaluso, Bizera o el “Pichón” Nuñez (todos orientales y con pasaporte al día). Sin embargo este cuerpo técnico vuelve a citar a uno de los nuevos exponentes del denominado “proceso”, acostumbrados a perder finales del mundo y que los feliciten por ello. Lamentable.

En otro orden, con el triplete de Héctor Romario Acuña, pensamos de que podría haber sido tenido en cuenta ante el bajo momento deportivo del rubio delantero oriundo de Carrasco, pero se insiste con Abel Hernández y un tal Stuani.

Gol uruguayo que no pudo ser

La sección “goles uruguayos por el mundo” de nuestro referente Julito Gard no va a poder contar con un gol uruguayo que no pudo ser. Iba a ser gol de Godín, pero el jugador Costa la tocó en la línea. Sonriente, nuestro compatriota le dijo: “Fue mío”.

Esperamos una reacción acorde a los últimos antecedentes de este player, como cuando pisó la espalda de Alves o mandó acomodar a Messi. Que parezca un accidente, pero esto no debe quedar así. No nos defraude Godín, solo esto le pedimos.

Danubio líder con dos del “Bolita” y dos de Líber

En un fútbol cada vez más delicado, metrosexual y poco masculino, nos llena el pecho de orgullo el liderazgo de Danubio, goleando 4 – 1 con doblete del “Bolita” Lima (no entendemos cómo no está en la selección) y otro doblete del ancho Líber Quiñones (dejate de nutricionista, al Líber no hay defensa que lo banque).

El lateral que alguna vez dijo “estudiar es peor que parar a un delantero” clavó dos tiros libres exquisitos, como el asado que le va a tener que pagar a su grueso compañero. Ahora bancátela Bola, como un hombrecito.