FENIX 1981 PACO CASALMuchos no lo saben, pero el gran benefactor del fútbol uruguayo también supo ser futbolista. Según su propia calificación, Paco fue un “muy mediocre” jugador, que en 1968 se incorporó a las divisiones formativas de Defensor. De chiquilín fue alcanzapelotas. De adolescente, jugador en las inferiores de Defensor. De adulto, sólo consiguió alternar 14 partidos con el equipo mayor de los violetas.

A los 19 años inexplicablemente tuvo una chance y fue transferido al Atlético Madrid (gracias a sus propias gestiones con el presidente de la entidad madrileña!!!) y posteriormente cedido al Racing de Santander. También registra fugaces pasajes por Nacional, Fénix y Vasco Da Gama de Brasil.

1458961_10202523721283679_1541484600_n

Cuando jugaba de lateral en Defensor, “Paquito”, como le decían sus compañeros, había arreglado cobrar por partido jugado. El jugador Beethoven Javier, que lo consideraba un hermano menor, pedía siempre el cambio alegando que estaba fundido, así Paquito aseguraba su parte. Ya mostraba la clase que lo distinguiría más adelante.

Fue un  lateral derecho de medio pelo, contrariamente a lo que su nacimiento en Brasil haría suponer. Dicen que Paco “apenas se defendía con las dos piernas”, por lo que era imposible que lo utilizaran por el lateral izquierdo.

paco fenix

Fanático de Peñarol, nunca pudo vestir su camiseta, pero hoy se encuentra entre sus socios vitalicios. El resto de su currículum deportivo estaría destinado al olvido: su ficha marca un pasaje por el Vasco Da Gama, donde no jugó, y de allí a Nacional, en el que tampoco jugó, para terminar su carrera en Fénix, por el 81,  ya en el ocaso de sus habilidades futbolísticas.

A comienzos de los 80 se convirtió en empresario “para tener un medio de vida, pero fundamentalmente para dignificar al jugador”. Al filo de sus 30 años, el futbolista Francisco Casal descubrió que ése no era su negocio, y decidió abandonar las canchas… para vivir del fútbol. Fue así como se dedicó a representar jugadores, algunos le deben la carrera, si no fuera por Paco estarían laburando en el puerto de estibadores.

Proximamente continuaremos con el resto de la historia más conocida, la del Paco representante.