Hoy nos toca hablar de algo no habitual en los tiempos que corren, donde cada vez menos se valora el sacar la cara ante un hecho injusto o respaldar a los compañeros. Esa fue siempre una marca en el orillo del player oriental, dentro y fuera de fronteras, jugando en equipos de nuestro medio o en el exterior, o con la Celeste en el pecho sin importar de qué equipo fueran sus compañeros.

Hoy nos toca hablar de dos cosas emparentadas: una demostración de Viejos Valores y el silencioso retiro de un grande de la Celeste de antes. Deja el fútbol Marcelo Danubio Zalayeta, el nueve de ébano que maravilló en Malasia, hizo capote en Europa, le metió tres goles a Colombia una noche, y se ganó el respeto de todos por su intachable conducta dentro y fuera de los fields.

Sabida es por todos la desprolija situación sufrida por el entrenador de Peñarol, otra gloria Celeste como es Bengoechea, pero en este caso nos queremos referir a la patada en la mesa que metió la pantera Zalayeta con su estilo: en silencio. “Tocás a un compañero, te metés conmigo también”, ese debe haber sido el pensamiento de Zalayeta, el pensamiento de una persona leal y con códigos.

Marcelo Danubio se retira con la grandeza y el silencio de una carrera notable, mostrando tener los códigos y valores que de a poco se perdieron. Nunca tribuneando, nunca haciendo declaraciones altisonantes ni queriendo agradar. Se fue a lo Obdulio, agarró el bolsito y se fue en silencio como cuando hacia los goles en Malasia y el gordo Púa no se los dejaba gritar para no cansarse. Se fue con códigos, valores y el respeto de todos, ese respeto que como dijo una vez el Mago Fabián, “es como el dolar, tiene valor en todos lados”.

Al momento de escribir esta nota, varios dirigentes de Peñarol habían tratado contactar con él, pero no les atendió el teléfono. La dignidad de no permitir atropellos lo hizo adelantar su retiro 6 meses, y esto sabemos que está por encima de clubes. El oriental de pura cepa sabe de lo que hablamos. Zalayeta fue grande en clubes pero unió a un país con sus goles en Malasia, y dio cátedra en la noche formando un doble nueve letal en las pistas de baile con su amigo Richard Javier Morales. Aplauso de pie, obdulistas!

QUE VUELVAN LOS JUGADORES CON CÓDIGOS, QUE VUELVA LA SOLIDARIDAD, QUE VUELVAN LOS NUEVES DE ÉBANO Y QUE VUELVA LA CELESTE DE ANTES. GRACIAS POR TANTO MARCELO DANUBIO ZALAYETA!