¡El Morro al Mundial! - Que vuelva la Celeste de antes
Reivindicando los viejos valores
Copas América Copas del mundo Medallas Olimpicas Copa de Oro Mundialito 1980 Medalla Panamericana

¡El Morro al Mundial!

28 Abr 2018

En cualquier otra época, no había manera de que el goleador del fútbol argentino no fuera al Mundial. Fue siempre, el fútbol doméstico de nuestros vecinos y rivales, un parámetro fiel para medir las posibilidades de nuestros players a la hora de ser citados a la selección. Ni que hablar de la presión de una prensa pujante, llena de pundonor y boliche, que no se escondía atrás del respaldo de la silla si el DT del combinado le hablaba de mala forma. Por supuesto, que también el pueblo pedía a gritos que cualquier jugador que se destacara en el fútbol argentino, tenía que ser una fija en las citaciones al combinado. Bueno, nada o casi nada de esto pasa en estos tiempos de encandilamiento con los modales de los jugadores y con las luces del fútbol europeo.

Nuevamente, nos referimos al criterio de tomar a la competición doméstica de la vecina orilla como medida. Y vemos que Santiago García, el Morro, es el goleador y uno de los jugadores más destacados. No solo eso, sino que no son pocos los argentinos que piden por su nacionalización para darle la 9 y sentir por vez primera el privilegio de contar con un player de ébano. Por algo lo deben pedir, ¿no?

Como debería pedir un periodismo de ley, compuesto por gente curtida, que forjaba su sabiduría en el estaño del mostrador y en los entresijos del fútbol y de la vida en el bajo, y no se detendría en cantar loas al hecho de que tal o cual jugador conoce los protocolos de etiqueta y sabe para qué se utilizan los dos pares de cubiertos, o cual es la copa del vino y cual la del agua. Como bien dijo el Pulpa Etchamendi, no queremos al jugador para novio de nuestra hija o para invitarlo a dar un discurso en una universidad. ¿No se preocuparía más usted, si un día le dicen que hay una concentración uruguaya en la que ni un solo jugador sabe jugar al billar o al truco? Es obligación de un periodismo incisivo y no complaciente, pedir a los mejores para la selección.

El Morro García es un 9, y como buen centrofóbal que se precie de tal, hace goles (incluso habiendo reconocido que ve menos que perro por el culo). Para eso lo quiere uno al 9. No viene al caso si baja a marcar, si puede jugar de 8 o si colabora con el Club de Leones del barrio. Llegado el caso, si la cosa se pone fea, conoce al dedillo el tema de meter algún dedillo o algún guantazo para salvaguardar el bien del grupo al que defiende. Es un elemento estéticamente emparentado con el jugador moreno de toda la vida, de físico robusto (“culón”, según sus propias palabras), incómodo a la vista del rival y del público calendarista, barbado, y con una buena cuota de habilidad futbolística que no duda en poner de manifiesto cuando tiene oportunidad. Por si fuera poco, y como para no tener excusa para no citarlo, fue parte del tan mentado proceso. ¿Qué más tiene que hacer el Morro para ir al Mundial?

Corremos el riesgo cierto de ir a un Campeonato del Mundo sin jugadores de ébano por primera vez en nuestra rica historia, hecho que algunos tratarán de minimizar. Pero bien sabemos nosotros los obdulistas, lo importante que es contar con representantes de color en nuestros planteles. Aquellos que ignoran este preocupante detalle, ¿están al tanto de que Uruguay fue el primer seleccionado de América en contar con negros en su combinado? ¿Sabrán quién fue José Leandro Andrade, el primer negro que maravilló a Europa dentro y fuera de las canchas? ¿Les sonará el nombre de Obdulio Varela? ¿Recordarán tal vez el heroico doblete de Richard Morales ante los australianos?

Desde este humilde espacio, pedimos por la inclusión del Morro García en la selección uruguaya. Lo pide el pueblo, lo pide la historia. Que aparezca en las convocatorias un digno sucesor de Marcelo Danubio Zalayeta y Richard Javier Morales, ¡que vuelvan los negros de antes y que vuelva la celeste de antes!

Comentarios
REFERENTES
  • La magia del “Chino” Peralta
A FAVOR Y EN CONTRA
  • A favor y en contra: El hermano de Patoruzú
Desarrollado por: ámbito © 2013 - 2017